PÁGINA INICIAL !! Índie de Artículos !!
pulsa f11 para ver mejor
Psicología del Deporte Autor: Gustavo Maure
Estamos preparando la mente de los campeones


El Rival Interior

La  Presión

NUEVO : Cuadernos de Psicología del Deporte N° 50 - La Presión
   Versión Mejorada en archivos PDF para coleccionar, leer y compartir 
    

Las primeras víctimas de la presión son la fluidez,
la espontaneidad y la naturalidad

La Presión Psicológica

Es la sensación de la presencia del deseo del Otro


"El que no aguante el calor del horno, que salga de la cocina"

Truman, presidente de los EEUU

Tomemos el ejemplo típico; se juega la final de fútbol, los equipos empatan y se define el campeonato por penales, un error y se pierde todo. Hay jugadores que resisten la tensión y salen airosos, otros se ponen nerviosos y ejecutan con torpeza todo aquello que en los entrenamientos hacían fácil, eficiente y fuido.

Ni hablar de que la vida fuera el precio de la derrota como era el caso de los gladiadores o de los capitanes mayas, eso sí que era combatir bajo presión. Sin embargo al hacer la comparación la presión que sufrían estos bravos luchadores se presenta como lógica y comprensible, pero la presión que sufre el jugador de fútbol se nos hace más oscura y enigmática, es entendible, pero es difícil explicar las causas de la misma, y el que no puede trabajar sobre las causas del problema seguramente se quedará a mitad de camino en la búsgueda de la solución.

Vemos a continuación un ensayo donde intentaremos descubrir algunos de los enigmas que presenta este interesantísimo fenómeno psicólógico:

En los casos menores es muy fácil advertirla, Ud. va a tomar un café en agradable compañía, es un poco tarde y al cabo de un rato los mozos comienzan a entrar las mesas de la vereda. Algunos clientes se retiran Luego continúan levantando las sillas del interior y colocándolas arriba de las mesas. Luego vienen a cobrarle porque van a cerrar la caja. Es un juego de presiones.

LA PRESIÓN PSICOLÓGICA - EL RIVAL INTERIOR
Los gladiadores pagaban con su vida un error en el combate,
Esta formidable presión los obligaba a sobreponerse al miedo o sucumbir.

LA PRESIÓN PSICOLÓGICA - EL RIVAL INTERIOR
Police Verso (Thumbs down o pulgares hacia abajo) de Jean Leon Gerome

LA PRESIÓN PSICOLÓGICA - EL RIVAL INTERIOR
Por esta puerta se retiraban los gladiadores muertos.

LA PRESIÓN PSICOLÓGICA - EL RIVAL INTERIOR

EL RIVAL INTERIOR - PÁGINA INICIAL

La forma en que un jugador puede manejar la presión es otra de las diferencias entre los jugadores comunes y los grandes campeones.
Los primeros disminuyen su rendimiento frente a la presión, se intimidan, se ponen nerviosos y erráticos, mientras que los segundos se agrandan, aumentan su eficiencia y mantienen la serenidad suficiente para definir los partidos en los momentos más críticos.


Jimmy Connors decía: Donde hay presión, hay una oportunidad


Cada vez que repaso las partidas de los grandes campeones descubro que, bajo presión, eran más eficaces.

Garry Kasparov

Positiva y negativa
Exterior e interior

Presión positiva y negativa

Pero ¿Que es la presión? ¿Donde está? En principio no es un objeto físico concreto y tangible. No la podemos ver ni la podemos tocar, pero sabemos que existe, condiciona las conductas y el juicio de las personas. Excede al deporte y se encuentra en todos los ámbitos de la vida, un examen, una entrevista laboral, un asalto, un secuestro, un juicio oral, una operación quirúrgica y muchos otros escenarios. Son momentos donde la situación exige una respuesta del sujeto frente a las dificultades que se le presentan y que el actor debe superar. Es un momento de definición donde la realidad se va a modificar de modo significativo. Es una prueba, un desafío, un reto y al que la persona está convocada de modo ineludible. Es una tensión psicológica producto de un juego de fuerzas opuestas, dos oponentes en pugna o un actor frente a una dificultad de la realidad, por ejemplo un experto desarmando una bomba o un andinista escalando en la altura con el precipicio debajo.

Jugar de local significa una gran ventaja deportiva y a la inversa hacerlo de visitante, pero lo notable es que el público no toca la pelota, no está en el campo de juego, la presión no es algo físico sino psicológico, pero es tan fuerte que produce un condicionamiento psíquico de la conducta de los jugadores.
Se agrandan o se achican


Frente a la amenaza, el jugador que se presiona siente que su rival se agranda
mientras que él se hace cada vez más chiquito
e impotente

La presión surge ante un momento de definición donde la realidad se va a modificar de modo significativo y el sujeto tiene una responsabilidad directa en el desenlace de la situación.

Efectos Cerebrales de la Presión Psicológica
Ver: efectos cerebrales de la presión psicológica

La presión es una sensación psíquica, es netamente psicológica, lo que no quiere decir que no tenga existencia real. Presión es la acción y el efecto de apretar o comprimir. En el lunfardo se dice apretar como sinónimo de presionar. Psicológicamente es una tensión de opuestos que fuerza una reacción en un momento de definición. Es un forzamiento.

Hay presiones NEGATIVAS, de hostilidad, como jugar de visitante, el público abuchea o insulta buscando intimidar, o de amenaza, como un robo, una operación quirúrgica, o un "aprete". La bolsa o la vida. Vas a menos o le pasa algo a tu familia (mafia del boxeo en las apuestas)

Y presiones POSITIVAS, de aliento, de estímulo, como jugar de local. Ambas pueden intimidar al jugador, la primera es la más comprensible pero en la segunda existe el temor a defraudar al Otro, a no cumplir con lo que se espera de uno, es el temor a fallar a las expectivas del Otro (hinchada, familia, entrenador, etc.). Aquí el deseo se transforma en obligación. El que tira el penal "tiene" que convertir, está obligado a , en este caso ya está pateando presionado.


Argentina 1976 : Las madres de desaparecidos inician una ronda semanal a la pirámide de la plaza de Mayo en reclamo de sus hijos desaparecidos:
Eran vigiladas, infiltradas y secuestradas en una época de total cancelación de los derechos individuales y pleno poder del terrorismo de estado. La presión negativa no lográ detenerlas y hoy son un simbolo de resistencia al autoritarismo.


Azucena Villaflor y su hijo, en reclamo de este, que había desaparecido, protagonizó las primeras marchas y reclamos públicos.
Por este motivo fue secuestrada y pasó a ser desaparecida, las otras madres no se dejaron intimidar y continuaron con las históricas rondas de los jueves.

Exterior e Interior :
La Presión exterior representa el poder
del Otro sobre el sujeto.
La Presión interior es el poder
de las pasiones sobre el sujeto.

A su vez encontramos dos tipos de presiones, exterior e interior, ejemplos de la exterior son: un asalto, un equipo de fútbol al que se le acaba el tiempo, un ajedrecista que debe pensar contra el reloj, un director técnico que se juega el puesto en un resultado, un jugador que no es aceptado por la hinchada, un futbolista al que vienen a ver desde fuera del país, un torturador interrogando un detenido. Es una realidad amenazante porque es opuesta al deseo, al deseo de vivir cuando en un asalto el delincuente amenaza con la muerte para que entregue el dinero, en la frase la bolsa o la vida lo vemos claramente, o al deseo de ganar cuando el rival se impone sobre el equipo o jugador.

La presión exterior puede ser amenazante pero llamativamente también se manifiesta en los casos inversos, en ocasiones sumamente favorables, como cuando un tenista dispone de un match point, o cuando se patea un penal que define el partido, en estos casos se manifiesta la presión interior, el deseo de ganar se desarrolla con toda su potencia y puede obstaculizar la acción.

También existe presión cuando se es favorito. Porque el que juega tiene que ganar, el Otro espera que gane, y según la lógica del sujeto presionado al Otro no se lo puede frustrar. (A quien representa el Otro ?, nada menos que a los padres de la infancia) Y en un acto de rebeldía interior el sujeto suele fallar, por ejemplo tira el penal afuera, pero esa rebeldía no le garantiza alegría pues quedará tan frustrado como su público. Hay que resolver el problema psíquico interior, es decir desprenderse de los padres de la infancia en el inconciente, para poder ser libre y decidido en el deseo sin que importen los demás.

Un hoyo simple y fácil que define un torneo de golf puede ser más difícil
que un exigente tiro de aproximación en las mismas condiciones.

Veamos ahora otros ejemplos de presión interior, que es la más difícil de manejar, encontramos la ambición, la ansiedad, el nerviosismo, las pasiones intensas, el fuerte deseo de ganar, el miedo, el miedo al ridículo y otros. Si recordamos el artículo Tragedia en los mares del sur, vemos que el rey Felipe se encontraba presionado exteriormente por el saqueo que Drake imprimía a sus colonias y al que debía poner freno inmediatamente, (presión exterior) pero sobre todo el rey Felipe era sumamente ansioso y tras una larga serie de demoras ordenó partir a la flota en contra de la opinión de Gamboa ya que se estaba por desatar una tormenta de gran intensidad que finalmente hundió barcos y obligó a las otras naves a tirar al mar valiosos pertrechos para no naufragar. La ansiedad como presión interior no permite esperar el momento oportuno. Un goleador no tira inmediatamente al arco, salvo que le convenga, sino que se toma el tiempo fabricando el momento, fabrica el hueco, no demora pero tampoco se apura.

Un detalle, los estafadores, para concretar sus fines, despiertan siempre la ambición de sus víctimas, para que se cieguen y no razonen, ya que se presionan desde el interior.

Los vendedores intentan que los interesados señen el producto en caliente, es decir, presionados desde el interior, si se enfrían razonan y pueden echarse atrás en la compra.

En la presión, de una u otra forma,
el deseo está siempre involucrado. Particularmente cuando entra en desmesura, cuando hay un exceso de deseo, cuando está arrebatado, angurriento de éxito.

El deseo fuerte o desmedido puede operar en contra, el jugador de poker que no sabe retirarse a tiempo, el tenista que quiere ganar en el primer intento en lugar de trabajar el punto y ganarlo en cinco tiros, el pulso tembloroso de un golfista en un tiro de definición, etc. Son momentos decisivos donde se quiere ganar y el deseo entra en desmesura igual que el sediento caminante del desierto al alucinar un oasis. Si al patear el penal una nación entera está esperando ansiosa su conversión la intensidad aumenta. La presión se nos presenta entonces de dos formas, como exterior (deseo del Otro) y como interior (exceso del propio deseo) Una actitud totalmente diferente es la que planteamos en la indiferencia instrumental que permite ejecutar acciones con total tranquilidad y naturalidad aunque esté en juego la definición de un Grand Slam.

La presión exterior se convierte en presión interior

La banda de Moebius permite mostrar como las hormigas pasan del exterior
al interior sin atravesar ningún borde.
Desde afuera nos llegan las angustias y las expectativas del Otro
al hacerse interiores afectan nuestras emociones y condicionan
nuestras respuestas limitando la eficiencia.

Dibujo Escher

LA PRESION EXTERIOR SOLO PERJUDICA CUANDO ACTIVA LA PRESIÓN INTERIOR

Un ejemplo muy claro de presión interior lo constiuyen las sobreexigencias (superyó muy crítico y poco protector) Un ejemplo muy interesante se produce cuando un tenista o un golfista dejan de jugar durante un tiempo, cuando vuelven juegan mejor contrariando la idea de que sube el nivel si se practica más seguido.
¿Que sucedió? Una interpretación es que al volver el jugador no tiene tantas expectativas ni exigencias, entonces se perdona más y juega mejor que cuando se critica insistentemente.

El exceso del deseo del Otro puede determinar un fenómeno que podemos denominar alienación del deseo. Por ejemplo tenemos los padres que desboradan de entusiasmo para que su hijo sea un deportista de éxito. A veces pueden asfixiar al hijo, sobre todo porque esta actitud surge de las propias frustraciones y esperan que el hijo las compense. En una medida lógica no es un mal camino, solo señalamos su desmesura. La alienación del deseo puede abarcar desde una fuerte crisis en la carrera deportva como en una forma sutil en que los jugadores que no pudieron poner límites a la presión de sus padres, no pueden poner límites a la presión del Otro en general, y se vuelven erráticos en los momentos de tensión exterior que se les traduce en tensión interior o nerviosismo, concretamente no pueden instalar la ataraxia (filtro de las presiones externas e internas).
Ver: Casos extremos de presión de los padres.

Zico afirmaba que el problema de ser un jugador muy reconocido es que la gente tiene expectativas (deseo del Otro) que uno no puede cumplir y eso es una presión muy difícil de afrontar.

Un referee enfrenta simultáneamente las presiones de los jugadores, de las hinchadas de los dirigentes, de la Asociación, del periodismo y de la televisión

Presión versus Eficacia

Al igual que el estrés, un grado de presión aumenta la eficiencia pero luego la relación se invierte y a mayor presión comienza una disminución de la eficiencia.

Cada jugador tiene un nivel, que determinamos como x, hasta donde puede soportar o tolerar la presión sin perder eficacia. No solo existen marcadas diferencias entre distintas personas sino también entre diferentes momentos en una misma persona. En el cuadro observamos como se comienza a perder eficiencia a partir de un hipotético nivel siete de presión.

Pérdida de Rendimiento

La presión se enlaza íntimamente con la angustia escénica porque el deseo oprime ante la posibilidad de su realización. Si oprime lo hace contra algo. ¿Contra qué oprime? Particularmente en el exceso de deseo enfrenta dos resistencias, una exterior (la realidad, el adversario) y otra interior, una inercia, ya que se produce un desarrollo de angustia que choca contra el deseo; generando un juego de fuerzas opuestas interno, neurótico, que suele bloquear la acción específica y que recibe el nombre de inhibición.


Depende del sujeto disfrutar o padecer el deseo, ya que en el ser humano su realización suele pagar el precio de la angustia. Y aunque el deseo sea algo sentido interiormente, originalmente proviene del exterior, es deseo del Otro. Al modo de una banda de Moebius el deseo se siente desde adentro y desde afuera. Hay presión interior y exterior. El deseo lo siente el jugador y la tribuna presiona para que se gane. Hay más presión en ciertos campeonatos o torneos porque son fruto de la trascendencia social que tienen. Surgen de una valoración colectiva, de un consenso social. No son otra cosa que eso. Si el deportista está demasiado imbuido de esa connotación grupal está demasiado presionado y tal como el gráfico lo indica, puede tender a la inhibición.

Galileo terminó su vida al borde de la ceguera, de tanto mirar al sol con su telescopio su vista quedó seriamente. Por ser el primero, no sabía que había que filtrarlo, los vidrios oscuros usados en los vitrales de las iglesias de la época lo hubieran protegido. EL JUGADOR QUE NO PUDE FILTRAR ADECUADAMENTE LA PRESION (Deseo del Otro) TAMBIÉN PAGA EL ALTO COSTO DE ESTA IMPOSIBILIDAD FRACASANDO EN LOS MOMENTOS CLAVES.

La forma en que siente la presión depende netamente del jugador, de como se haga depositario de las angustias y deseos colectivos o que pueda abstraerse de estas ansiedades y no las tome a su cargo. Si logra entender que no está en el mundo para cumplir con las expectativas de los otros podrá estar más libre para realizar su propio deseo con mucha menos presión. Cada jugador debería conocer su variable de presión soportable y dialogar con el entrenador o con el psicólogo para poder determinar y ampliar su propio rango de tolerancia.

Al modo de una histórica máquina de vapor
la presión se siente en el interior del sujeto, pero si los
mecanismos reguladores fallan, los efectos son perjudiciales.
En nuestra teorización el mecanismo regulador es la ataraxia.

© Gustavo Maure

® Todos los derechos reservados

Una comparación : Existen fuerzas no observables al ojo humano pero que condicionan el funcionamiento de los cuerpos celestes, por ejemplo la fuerza de gravedad; en la presión que describimos no se trata de una fuerza física sino de una fuerza psicológica; pero que también es detectable, aunque no por la vista, ya que es invisible, se la percibe por sensaciones, por la tensión en el ambiente, y afecta seriamente la conducta humana.

Página Inicial

Cuerpo Caníbal
Indice de Estrés y Psicosomáticas
Indice de Textos

Artículos relacionados:

Casos extremos de presión de los padres.

La angustia escénica

La indiferencia Instrumental

La indiferencia Instrumental 2

Las oscilaciones de rendimiento

LA CACERÍA

ACTITUD MENTAL EN LA EJECUCIÓN DE PENALES

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/la_vida_es_juego/newsid_4084000/4084040.stm


Tus rivales tendrían que empezar a preocuparse,
cuando termines de leer este sitio, vas a entrar a la cancha con esta mirada.

gustavomaure@gmail.com
El Rival Interior - Psicología del Deporte

Vamos por más !

INDICE DE TEXTOS
INDICE DE TEXTOS

Imagenes:

www.cnn.com/.../2006/ 07/01/england.portugal.ap/

moebius: www-vrl.umich.edu/ project2/moebius/

árbitro: www.notasdefutbol.com/.../ temas/debates-2.php

árbitro 2: http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276279183.html

Tabla de Presión: Gustavo Maure

máquina de vapor: Gustavo Maure

golf: http://www.nerk.com/Images/golf-putting.jpg

planetas: http://www.lanacion.com.ar/cienciasalud/nota.asp?nota_id=829553&origen=ranking

Presión psicológica - actitud mental - deporte - deportes actitud ganadora peligro psicologia deportiva presion

www.dorrego311.com.ar